Clasificación de los abonos orgánicos


Publicado: 2017-11-11

De acuerdo a la forma en que se obtienen, los abonos orgánicos se pueden clasificar en dos tipos: no procesados y procesados.

Abonos no procesados

En general, un abono no procesado se refiere a las excreciones de animales pero también hay abonos de origen vegetal. En este caso, sí hay un proceso de descomposición pero éste no es manipulado por quien pretende hacer un abono orgánico, sino que se realiza dentro de los animales.

Se pueden obtener diversos tipos de abonos de este tipo según el animal que se considere. Al excremento de murciélago se le conoce como guano y éste es rico en compuestos de nitrógeno y fósforo, la disponibilidad de estos dos compuestos depende de la humedad del guano. Por otra parte, como su nombre lo indica, la gallinaza se obtiene de las gallinas, es un abono con alto contenido de nitrógeno, fósforo y potasio. Quizás el término más conocido es el de estiércol, este abono se consigue de ganado vacuno, porcino, equino, caprino y ovino. Normalmente los excrementos se utilizan sin procesar, solamente se dejan secar antes de colocar sobre el suelo para abonarlo. ’Producción El abono no procesado de origen vegetal es la turba. Este abono es el resultado de putrefacción y carbonificación parcial de la vegetación en pantanos, marismas y humedales. Su formación es relativamente lenta por la escasa actividad microbiana, ya que en el agua se genera un ambiente ácido y con baja concentración de oxígeno.

Abonos procesados

Se denominan abonos procesados debido al tratamiento realizado para acelerar la descomposición de la materia orgánica. Pueden ser sólidos o líquidos. El abono más generalizado es la composta. Es la desintegración de una mezcla de materia orgánica de distinto origen: residuos de cocina como trozos de verdura, cascaras, cascarones de huevo; excreciones de animales como gallinas, puercos, vacas, borregos; restos de plantas obtenidos de podas como hojas y tallos.

La composta puede ser mejorada si se le agregan lombrices y da como resultado una vermicomposta que es el excremento de estos animales. Normalmente se utiliza la lombriz roja californiana la cual consume la composta o los restos de frutas y verduras directamente.

El resultado de la fermentación del excremento de oveja llevada a cabo por levaduras se denomina bokashi, este abono orgánico ha sido utilizado para recuperar suelos perdidos por erosión.

’Producción

Tanto la composta como la vermicomposta y el bokashi son abonos orgánicos sólidos que se utilizan como sustrato de plantas o se mezcla con el suelo para abonarlo. Sin embargo existen abonos líquidos como los lixiviados obtenidos de la vermicomposta o los bioles que se preparan de diversas formas.

Los bioles se hacen mediante la fermentación de excremento de vaca que se adicionan con plantas con sustancias benéficas para el cultivo. Estos pueden abonar el suelo pero también funcionan como bio-repelentes.

La mayoría de los abonos orgánicos varían por región, ya que depende de la materia prima disponible y en algunos casos del clima.

Registrate a nuestro boletín:  

® GRUPO XAXENI S. DE R.L. DE C.V.